Scania Streamline: Hasta un 8% menos de consumo

El concepto Streamline nació a principio de la década de los 90. En aquel momento, Scania presentó camiones con una cuidada aerodinámica que permitían reducir el consumo entre un 4-5%.

Los especialistas de la firma sueca han seguido profundizando en este aspecto y han analizado a fondo todas las áreas imaginables para la obtención de mejoras en el ámbito de la productividad y el consumo. Se han suavizado de las esquinas de la cabina al objeto de conducir el flujo del aire hasta los laterales de la misma con un mínimo de fricción. No obstante, se precisa una cierta turbulencia de aire para mantener limpias las manijas de las puertas y alejar la suciedad de estas. La solución consiste en un pequeño deflector justo encima de los faros. Este deflector incluye un conducto que genera una turbulencia de la intensidad adecuada. El aire penetra por encima del grupo óptico y se arremolina para crear una barrera contra el barrido de aire.

Además en todas las cabinas de las series G y R de Scania se han introducido nuevas viseras, que mejoran el flujo de aire. Sus extremos se han abierto para permitir que el aire escape por los lados de la cabina, lo cual contribuye también a atenuar el ruido del viento. Esta novedad permite reducir hasta un 1% el consumo de combustible.

Otros de los cambios en el diseño de la parte delantera son los nuevos faros con intermitentes LED y las luces diurnas. También se han introducido igualmente unas exclusivas luces traseras LED de nuevo diseño.

En el interior se han incorporado nuevos asientos de alta gama y se cambiado el diseño de los colores del interior para potenciar el confort y el bienestar de los conductores. Otra novedad es la nueva litera extraíble con colchón extragrueso en las cabinas de la serie R. Su anchura puede ajustarse entre 730 y 900 mm. La regulación del ancho puede emplearse también para el ajuste de la dureza del colchón.

Más información: Scania

También te puede interesar