A Fenadismer no le gusta el proyecto de modificación

Sus quejas se centran fundamentalmente en dos cuestiones. En primer lugar aseguran que es especialmente grave la nueva regulación para el otorgamiento de autorización para los transportes realizados en vehículos de hasta 3’5 toneladas de MMA, ya que de prosperar tal modificación supondría un desajuste y desregulación real del subsector del transporte ligero, con las indeseables consecuencias tanto desde el punto de vista social y económico como de seguridad vial.

Fenadismer estima que al eximir a dichos vehículos de los requisitos exigidos por la Unión Europea para ejercer la actividad de transporte, esto es, honorabilidad, capacidad económica y capacitación profesional así como de no tener que realizar el actual visado periódico previsto en el art. 51 (esto es, la comprobación por la Administración competente que se realiza en la actualidad cada 2 años para comprobar que el titular sigue cumpliendo sus obligaciones fiscales y laborales y que el vehículo ha pasado las correspondientes revisiones técnicas) en la práctica deja fuera de control y supervisión el cumplimiento de los requisitos administrativos (obligaciones fiscales y laborales) y técnicos de miles de vehículos de transporte, lo que resulta especialmente grave en un subsector (el de los vehículos de 3’5 toneladas de masa máxima) en los que la siniestralidad vial es elevadísima.

A juicio de Fenadismer, las cooperativas de transportistas son otras de las grandes perjudicadas, porque, si prosperara la nueva regulación propuesta, se les impedirá continuar contratando con sus clientes, sancionándolas como infracción muy grave y multa de 6000 euros por cada servicio de transporte que realicen, al considerar la actividad que vienen desarrollando durante los últimos 50 años como de “intrusismo” a la legalidad vigente al carecer de autorización de transporte.

Más información: Fenadismer

También te puede interesar