Nueva generación DAF XB para distribución | Contacto

DAF reunió en el circuito de El Jarama a clientes, carroceros y prensa para presentar su nuevo camión de distribución. Tuvimos la oportunidad de probar diversas configuraciones del XB (pequeñas cisternas, frigoríficos y también los destinados al sector de la construcción)

Con la presentación de los nuevos XB, DAF completa la renovación de toda su gama de vehículos de nueva generación. El nuevo DAF XB se posiciona como la evolución del LF que hasta ahora era la línea de camiones ligeros y medianos dedicados a la distribución.

NUEVA CAJA DE CAMBIOS AUTOMÁTICA

El nuevo XB incorpora nuevas tecnologías y mejoras en eficiencia y rendimiento. Una de estas novedades es la caja de cambios automática ZF POWERLINE de 8 velocidades, que está disponible para tres niveles de par (800 Nm/1000 Nm/1200 Nm). Permite conseguir un mayor ahorro de combustible es más silenciosa, su convertidor de par no tiene mantenimiento y los intervalos de cambio de aceite se han ampliado.

Su manejo desde el puesto de conducción se realiza mediante un selector de marchas situado a la derecha del asiento, en el túnel motor. Para cambiar de modo automático a manual, tenemos una tecla junto al asiento del conductor y a continuación otra tecla con la que subir o bajar marchas. Es muy excepcional tener que usar el cambio en modo manual.

MOTORES PACCAR MEJORADOS

Los motores de los nuevos XB son los PACCAR PX-5 y PX-7 y también han sufrido algunas actualizaciones. El turbo es diferente: anteriormente montaban un turbo de geometría variable (VTG) y para la nueva generación XB montan un turbo con “waste-gate” (válvula de descarga). Otra actualización es la eliminación de la válvula EGR. Con estos cambios se simplifica la mecánica, lo que se traduce en una mayor durabilidad y menor riesgo de averías. Otra diferencia con sus antecesores es que en el XB nos encontramos la toma de admisión en el lado izquierdo, y todo el sistema de postratamiento de gases de escape a la derecha.

Todas estas actualizaciones en el motor, junto con el sistema de postratamiento de gases de escape, hacen que ahora sea un 5% más eficiente en cuanto a consumo de combustible.

El motor PACCAR PX-5 tiene una cilindrada de 4,5 litros divididos en 4 cilindros y podemos elegir entre 3 escalones de potencia (170, 190 y 210 cv). El PACCAR PX-7 tiene 6,7 litros y 6 cilindros en línea, con 4 escalones de potencia (230, 260, 290 y 310 cv).

GRAN VISIBILIDAD

Todos los modelos XB cuentan con un parabrisas de gran tamaño y grandes ventanillas laterales con líneas de cintura muy bajas. Cuando conduces, tienes la sensación de que se ve todo muy panorámico. La visibilidad es muy buena. Todos los modelos que pudimos probar llevaban incluida la ventanilla de visión lateral que va a la altura de los pies en el asiento del acompañante. Esta opción nos da un extra de visibilidad y ayuda a evitar muchos sustos con peatones y ciclistas que se posicionan en el ángulo muerto. Considero que esta ventanilla es muy recomendable para las unidades que vayan a trabajar en entornos urbanos.

PREPARADO PARA CONQUISTAR LA CIUDAD

El primer camión que probamos fue un DAF XB 260 con caja frigorífica de dos ejes. Como hemos mencionado antes, una de las cosas que más valoramos de estos DAF de nueva generación es la visibilidad. Todos los vehículos llevaban montados espejos tradicionales, pero en el interior tienen una pequeña pantalla que muestra la parte trasera del camión. Nos gusta la posición de esta pantalla porque no nos exige que desviemos la mirada. Aunque no la estés mirando directamente, permite percibir cualquier movimiento de “reojo”. Las imágenes se muestran de forma nítida y con bastante calidad.

La nueva caja de cambios ZF POWERLINE de 8 velocidades es ágil y rápida en el cambio. A pesar de no tener distintos modos de conducción, funciona con solvencia: sabe interpretar de forma correcta cuando conducimos de forma tranquila y ahorrando combustible, y cuando demandamos potencia y queremos que apure un poco más las velocidades. En combinación con el motor PACCAR PX-7, las sensaciones son muy buenas. Transmite seguridad y empuja desde muy abajo, gracias a la máxima entrega de par desde revoluciones muy bajas de motor.

Al conducir un DAF XB, la sensación es muy similar a como se conduce un turismo con cambio automático. Dejando a un lado las dimensiones, que siempre hay que tener en cuenta, su agilidad le permite desenvolverse a la perfección por la “jungla” de una gran ciudad, donde hay que sortear distintos obstáculos a cada instante.

Nos ha gustado el cuadro de instrumentos totalmente digital, con muchos colores, moderno y futurista. Es el mismo cuadro para todos los camiones de la nueva generación DAF. Tanto los gigantes XG+ destinados al transporte internacional, hasta el más pequeño XB, montan este display donde es muy fácil navegar con los botones del volante multifunción. Para subir al XB tenemos dos escalones situados cerca del suelo. Son bastante robustos y con piso metálico. Dentro de la cabina, casi no se escucha el ruido del motor y apenas hay vibraciones. El primer escalón en los XBC está un poco más alto, pero también se sube cómodamente agarrándose a los dos asideros laterales.

XBC: BUENA RESPUESTA FUERA DE LA CARRETERA

La nueva gama DAF XB da respuestas más allá de la distribución urbana. También cuenta con modelos destinados al ámbito de la construcción (XBC). El DAF XBC está específicamente diseñado para zonas de obras en los entornos urbanos. Algunos de los aspectos que le diferencian de su compañero “urbanita” son: una distancia al suelo de 255 milímetros, una placa de acero delante del radiador para proteger el compartimento motor y un robusto parachoques de acero. Además, este camión no tiene barra antiempotramiento delantero y cumple con la norma N3G para vehículos destinados a la construcción. La carencia de este elemento le permite tener 25º de ángulo de ataque.

 


DAF XB: Ágil en la ciudad y solvente en la obra

Con la nueva generación de DAF XB, sus diseñadores han creado un camión que se conduce como un turismo o una furgoneta con cambio automático. Su aceleración y su cambio de velocidades le convierten en un vehículo muy ágil para moverse por la ciudad, donde hay continuas paradas y arrancadas debido a semáforos y rotondas en las que es necesario, en muchas ocasiones, salir con decisión.

Los modelos XBC responden con solvencia, tanto dentro como fuera de carretera. comparten sus amplias ventanas y el gran parabrisas, lo que nos aporta una gran visibilidad en zonas de obra donde frecuentemente hay trabajadores alrededor del camión. La configuración de la hormigonera y el volquete (XDC y XFC) quizá no sea la más adecuada para terrenos muy extremos, pero cumple perfectamente con la mayoría de los trabajos de construcción que se realizan en nuestro país.


 

LA GAMA DE CONSTRUCCION “C”

Además de los modelos XB y XBC, la firma sueca puso a nuestra disposición otros modelos para trabajos fuera de carretera. Condujimos una hormigonera XDC 6×4 con el motor MX11 DE 410 cv, y un volquete XFC rígido, también 6×4, con motor MX13 de 430 cv. Ambos modelos montan una caja de cambios automatizada TraXon con modo de conducción Off-Road que nos permite circular por terrenos complicados sin problema. Al conectarlo, el cambio es más alegre y apura las velocidades mucho más. Además, también anula el control de tracción por completo hasta llegar a 30 km/h.

Subimos una fuerte pendiente con arena suelta al volante del volquete XFC rígido. Pusimos la caja de cambios en modo manual, para evitar cambios de velocidad en medio de la subida que nos rompan la inercia y conectamos el bloqueo del diferencial longitudinal que transmite el movimiento a los dos ejes traseros del tándem. Este vehículo también disponía de bloqueo de diferencial transversal, pero no hizo falta conectarlos en ese momento. Subimos con la segunda velocidad bloqueada y en ningún momento notamos falta de potencia o falta de tracción. A pesar de no llevar reductora ni tracción delantera, en ningún momento se vio comprometida la fuerte subida.

El ángulo de aproximación de 25º y la distancia al suelo (40 cm) son suficientes para realizar con solvencia la mayoría de los trabajos a los que se tienen que enfrentar estos vehículos en su día a día.

La siguiente prueba fue un “cruce de puentes”. DAF quería demostrarnos cómo se adaptan los ejes traseros del tándem a las distintas irregularidades sin perder tracción. Conducíamos un XDC con el motor MX11 DE 410 cv. Su eje tándem no tiene barra estabilizadora y esto permite que la diferencia de alturas de los ejes del tándem llegue a 270 mm. De este modo nos garantiza la mejor tracción en los terrenos más accidentados.

Pudimos probar también el sistema “Rock-Free”, que es como DAF denomina al sistema por el cual podemos hacer un balanceo del camión hacia delante y atrás, sin tocar el mando que gestiona la caja de cambios. Se conecta mediante un botón situado en la parrilla central y es bastante útil para situaciones en las que hay que subir un pequeño obstáculo o cuando estamos enganchados en algún sitio sin adherencia y necesitamos un poco de inercia para poder salir. Con “Rock-Free”, que hace que el embrague se abra y se cierre rápidamente, evitamos tener que conectar N y después D de forma manual. Se ralentizaría la maniobra y perderíamos efectividad.

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar